La Medicina de Chaupin

La Escuela Intercultural Chaupin, es una pequeña escuela autogestionada sin fines de lucro que da educación gratuita a una treintena de niñas y niños en la sierra de Ancash. Fundada en el año 2004, la escuelita fue construida conjuntamente por las madres y padres de familia del Centro Poblado Baños La Merced (Carhuaz) y por la asociación de profesores interculturales HISATIMA (Hijos Sanadores de la Tierra Madre), que apostaron por una educación intercultural basada en la sabiduría andina ancestral que está presente en la comunidad.

“Se aprende de los Abuelitos, de nuestros padres, de los Apus, del río, el viento, de la chacra, de los animalitos, todo nuestro entorno nos enseña”.

El sueño de la escuelita autogestionada y su continuidad, sin embargo, peligra cada año debido a la falta de financiamiento. A ello, se suma la problemática de la comunidad que registra altas tasas de desnutrición y analfabetismo, particularmente en mujeres. Las amigas y amigos de este proyecto venimos buscando formas de contribuir a su sostenibilidad a través de la difusión del proyecto y de pequeñas donaciones, pero hasta la fecha no ha sido suficiente.

 

 “Nosotros le tenemos mucho respeto a las plantas maestras y la wachuma ha guiado el camino” … “Estoy contenta por ser los pioneros en sembrar caléndula en la zona”

Miriam Vitorio: “Nosotros le tenemos mucho respeto a las plantas maestras y la wachuma ha guiado el camino”

 

Es así que desde RUNAQ, nace la idea de trabajar con las madres de la escuela en la siembra de plantas medicinales y aromáticas para su comercialización. Juntos, hemos iniciado un proyecto que contempla generar ingresos a las madres y al mismo tiempo destinar un porcentaje de las ganancias a la escuela, que asumirá el secado de las plantas. En el proyecto participan 15 madres quechua hablantes que decidieron apostar por la idea y destinaron pequeñas parcelas y su trabajo a la siembra de caléndula como primer producto de este proceso.

“Estoy muy contenta de ser las pioneras en sembrar caléndula. Este año, las lluvias tardaron más de lo debido pero nuestras semillas supieron sobrevivir a la sequía y hoy han dado flor, las mamás están contentas y tienen esperanzas que poco a poco iremos sembrando más plantas,” explica Miriam Vitorio, profesora de la escuela y nuestro enlace permanente con las madres del proyecto.

 

Flores de Caléndula recién cosechadas en Luna llena, en jabas bajo sombra para su secado

 

Gracias al apoyo de los amigos de  MISHA RASTRERA (proyecto de investigación y desarrollo de productos basados en conocimientos ancestrales y la etnobotánica), pudimos comprar semillas de caléndula y juntos, viajamos a la zona para enseñar a las madres a hacer almácigos. Luego de casi cinco meses de trabajo, se realizó la primera cosecha de caléndula durante la luna llena del mes de mayo, según la tradición local.

 

El trabajo con la Escuela, las Madres y las Chacras.  En la cosmovisión andina, la chacra no solo es un espacio de tierra para la siembra, sino la chacra es pachamama en donde se cría la diversidad de plantas.

El trabajo con la Escuela, las Madres y las Chacras.  En la cosmovisión andina, la chacra no solo es un espacio de tierra para la siembra, sino la chacra es el lugar en donde se cría la diversidad de plantas.

Si te interesa involucrarte con la escuela de otras formas, puedes visitar su página en Facebook o escribirnos a info@runaq.com.pe para ponerte en contacto con la profesora Miriam Vitorio.

Pronto, podrás encontrar la caléndula de la Escuela Chaupin en infusiones de RUNAQ y en las cremas y ungüentos preparados por Misha Rastrera.

 

 

 

Ojo con la caléndula

  • Potente desinflamante durante la menstruación (consumido como infusión en pequeñas dosis)
  • Regeneradora de la piel, por tanto es excelente para escaldaduras, insolaciones, psoriasis y eczemas.
  • Desinflamante en lesiones de la piel.
  • Excelente regenerador de  piel recién tatuada.

Submit a Comment

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *